Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Miércoles 3 de junio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Acuarelas de ayer y de hoy
Ileana Murray
Buenos aires - Argentina
soy maestra de escuela primaria y jardìn; he tenido mi propia escuela fundada por mi madre donde he tenido la oportunidad de convivir con el mundo de la infancia y experimentar especialmente en la parte artìstica, mùsica, danza,plàstica y teatro, poniendo en escena muchas obras en colegios y teatros.
He estudiado teatro muchos años y escrito y publicado el libro " TEATRINO" clàsicos infantiles para crecer actuando, dedicado a maestras jardineras y de primeros grados.
Actualmente, estoy terminando TEATRINO 2, teatro para el bicentenario y un libro de poemas que deseo publicar aquì.
Tengo una familia que amo y mis afinidades son todo lo relacionado con el arte, la historia y el espìritu.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Noviembre 2011
Momento de mar y arena
Mi jardín secreto ( divertimento)
SOMBRAS
Mamá cumplió 100 años
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Septiembre 2010
Mostrar datos Agosto 2010
Mostrar datos Julio 2010
Mostrar datos Abril 2010
Mostrar datos Marzo 2010
Mostrar datos Enero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

03/12/11 | 07:54: Elena A. Navarro(Falta tiempo para tanto decir) dice:
Yo también vuelo al leer tu poesía, liviana gracil bella, realmente exelente.Gracias
02/12/11 | 19:28: alejandro romero (letras al azar) dice:
Brillante, Ileana! un momento rítmico, sonoro, melodioso para siempre guardado por el talento de tus letras! Felicitaciones!
20/08/11 | 13:00: Edgardo Donato Díaz (Mariposas Azules) dice:
Un bellísimo trabajo Ileana. Veo que te has entretenido en ese Jardín Secreto, ya que hace tiempo no nos dejas alguna de tus bellas composiciones. Si bien yo, por diversas cuestiones, también me he ausentado de intenet. Al regresar, he notado tu ausencia. Espero sea pronto tu regreso, buena amiga. Te dejo un abrazo. Con el respetuoso afecto de siempre.
Vínculos
El arte de crear arte El arte de crear arte
Abriendo caminos

Este producto incluye un CD. Entre el cielo y la tierra con pinceladas de luces, la poesía... Ampliar

Comprar$ 39.00

Escuchá Radio De Tango

Acuarelas de ayer y de hoy





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

LAS 4 PLUMAS DEL CÓNDOR



 

LAS   4  PLUMAS  DEL  CÓNDOR

UN  VIAJE  AL  NORTE

 

Partieron un 9 de julio, inmediatamente al finalizar el acto escolar, que ese año fue todavía más importante por ser el sesquicentenario de la independencia.

Atrás quedó el patio, todavía vestido de celeste y blanco, y los ecos de las canciones folcklóricas, los bailes y las representaciones patrióticas, que eran como un preludio de todo lo que se estaba por conocer.

Y es que Charly, Alec y Norita viajaban en las vacaciones de invierno con sus padres para conocer el norte Argentino, acompañados por sus tías Tita y Beauty.

¡ Tamaña aventura el viajar cuatro adultos y tres niños pequeños!...era cosa de buscar entretenimientos cuando el camino se hacía monótono, o la llegada a pueblos y ciudades se hacía esperar demasiado.

__¡ Alec, dejate de leer historietas!...para qué te traigo a conocer lugares! __protestaba de repente la voz del padre, mirando por el espejo del auto; y los niños escondían presurosos la pila de comics, que previsores, habían llevado con ellos.

__Vamos a jugar a algo__ dijo la tía Tita.

__A ver quien vé primero los mojones de los kilómetros__propuso Edith, la mamá de los niños.

Y así, contando kilómetros, sumando las patentes de los autos, cantando y bromeando hasta llegar a las ciudades o pueblitos que los asombraban y emocionaban con sus montañas, ríos y lugares pintorescos, que sólo habían visto en los libros de lectura.

Y fue en Tucumán, donde realmente comenzó la aventura, y más exactamente, no muy lejos del Cristo de Villa Nogués; allí donde la selva deja de ser lianas y los árboles empiezan a ralear, allí donde la montaña se hace piedra y desde la cima se vé el azul del más puro cielo… pero ya era un poco tarde, y las primeras sombras caían sobre la tarde, cuando los niños, acompañados por su tía Beauty, hicieron un paseo por los alrededores mientras los padres y la tía Tita tomaban el té en la confitería.

Saltando entre las piedras, y casi sin darse cuenta, llegaron a una planicie, en lo alto de la montaña, bordeada por rocas en forma de picos, y comprendieron que habían trepado demasiado.

__Tengo miedo que nos agarre la noche__dijo la tía Beauty, que se sentía responsable por los niños; allí se vé un sendero que baja, si lo seguimos, llegaremos antes de que oscuresca.

Y los cuatro comenzaron a bajar lo más rápido que podían la tía y Norita, ya que Charly y Alec parecían cabras trepando o bajando las montañas.

De repente, en un recodo del camino, una ráfaga de aire casi rozó sus cabezas…

Levantando la vista asustados, quedaron helados al ver bajar a un enorme cóndor y posarse en un peñasco, cerrándoles el camino.

Paralizados de terror, no osaron moverse por unos momentos que parecieron eternos.

__¡ agarren unas piedras!__ dijo Charly casi en un susurro, mientras Norita se abrazaba a la cintura de su tía.

__No, mejor hagamos ruido y se irá; la maestra nos enseñó que los cóndores son animales tímidos…no creo que nos quiera atacar__contestó Alec tratándo de darse valor.

Pero el cóndor, muy instalado en su peñasco, no se movió ni un palmo.

__” No me ataquen niños, yo no les haré daño”__se escuchó una voz o un sonido, que parecía un pequeño soplo de viento.

__¿ Quién habló?__dijo Norita

La voz, parecía venir del cóndor__comentó asombrada la tía Beauty.

__¡ los cóndores no hablan!__ protestó firmemente Charly, tratando de convencerse.

__” Todos tenemos un lenguaje, solo que no podemos compartirlo entre hombres y animales__volvió a decir el cóndor.

Se hizo un largo silencio ante el estupor de los niños y su tía…hasta que lo cortó la pequeña Nora, que por ser más inocente, estaba más cerca de lo fantástico.

__¿ Y por qué podemos entenderte?__preguntó ya sin temor.

__Porque ustedes todavía son inocentes__contestó el cóndor, mirándolos fijamente__y su tía todavía es joven

Y rodeada de niños, tampoco está contaminada por el egoísmo y la ignorancia de los hombres.

__¿ y por qué quisiste hablárnos? ¿ por qué no nos dejas pasar?__dijo Charly, que había tratado entre tanto de enfilar hacia el sendero, con disimulo.

__Porque quiero pedirles un favor… el Dios de los pájaros me ha permitido hablárles porque necesito sus manos para rescatar a mi único hijo, que ha sido atrapado en una trampa por unos muchachos malvados.

__¡ Está prohibido cazar cóndores!!! Son especies en extinción…¡ oh!.. perdón si te ofendí__ se excusó Alec, temiendo enojar al cóndor___lo dijo la maestra.

__Nosotros liberaremos a tu hijo,__decidió Charly muy resueltamente__ llévanos a donde se encuentra.

__¡ Síganme__dijo el cóndor, y sobrevolando en círculos sobre sus cabezas, descendieron por el sendero hasta mitad de camino, donde encontraron una cueva tapiada con maderas, y vieron en su interior un hermoso ejemplar de ave.

__¡ es un pichón!__gritó Norita__recién debe haber aprendido a volar!

__Sí… pero ya puede hacerlo si ustedes lo liberan__ contestó el cóndor.

__Charly, hagamos palanca con esta piedra__gritó Alec, pasando de la palabra a la acción.

Y poniendo mucho esfuerzo y ganas, después de forcejear un buen rato, los niños lograron liberar al condorito.

___¡ Pobrecito!___se compadeció la tía Beauty, mientras Norita aplaudía a sus hermanos.

__¡ Gracias!... muchas gracias!!!__ dijo el cóndor;…ahora ya son mis amigos y yo los voy a recompensar…

Estas plumas son para ustedes… y sacándose cuatro hermosas plumas blancas del cuello se las dio a los niños, y continuó diciendo__ con ellas podrán volar conmigo, y conocer cosas que jamás habrían imaginado.

__¿ Volar?__preguntó Charly incrédulo__que hables, ya es muy extraño, pero volar, es imposible de creer.

__Tal vez sea en sueños__sentenció la tía Beauty, tratándo de ser más realista__- o volar con el pensamiento…

__Algo así__ respondió el cóndor; y ahora…¡ adiós!... y desplegando sus enormes alas, levantó vuelo junto a su hijo, perdiéndose en las alturas.

__Bajemos de una vez---dijo la tía Beauty__ es tarde y nos estarán esperando.

__¡ Vamos a contarles que hablamos con un cóndor,___propuso Norita sacudiendo sus manitas como solía hacerlo cuando algo la exitaba.

___Ni se te ocurra__ contestó Alec, creerían que estamos mintiendo.

__-O que les queremos hacer una broma__agregó Charly.

___Lo mejor, es guardar el secreto entre nosotros…¡ pacto de honor!__decretó la tía Beauty__tal vez, haya sido nada más una ilusión debida a la altura.

Y con este pensamiento descendieron la montaña.

 

 

SEGUNDA  PARTE   “ CHARLY”

“ La  primera  pluma”

 

Ciudad de Salta: El viaje continuaba con el itinerario previsto, la ciudad de Salta, a la que llegaron de noche, apareciendo de pronto, iluminada como miles de luciérnagas, al doblar un recodo del camino y comenzar a descender.

Siendo tan tarde y en vacaciones de invierno, la capacidad hotelera estaba colmada, por lo que fue necesario hacer noche en casa de familia; como en el interior la gente es muy cordial, fue una agradable experiencia.

Después de recorrer la ciudad y cenar llegó la esperada hora del descanso, muy merecido luego de recorrer tantos kilómetros.

No lo sería para todos, pues a eso de las tres de la mañana, se escucharon unos golpecitos en la ventana de la habitación donde dormía la tía Beauty; despertándose a medias, y mirando a través de la cortina, pudo ver ¡ al cóndor del día anterior que le hacía señas con el pico para que abriera la ventana!

__No temas, que nadie se despertará; …tengo el hechizo que me dio el Dios de los pájaros para hacerlo… despierta a tus sobrinos y traigan sus abrigos, que es hora de usar la primera pluma.

Sin saber a ciencia cierta si estaba dormida o despierta, casi como en un sueño, hizo la tía lo que le pedía el cóndor, y a poco salieron los cuatro sigilosamente por la ventana.

__ Van a volar__les anunció el cóndor__ tómense fuertemente de las manos y uno de ustedes levante la primera pluma; yo iré señalando el camino y cuidándolos.

__¿ Hay peligro?__preguntó Alec, pensando sobre todo en su hermanita.

__No, si no se sueltan y cumplen mis indicaciones…¿ estamos listos?

__Sí,__contestaron los niños, entrelazando fuertemente sus manos…

La tía Beauty asió firmemente a la pequeña Nora, luego seguía Alec, y finalmente Charly, que como hermano mayor y responsable, quedó atrás y sostenía la pluma.

__Ahora, levanta la pluma bien alto!__ ordenó el cóndor.

Obedeciendo, los cuatro sorprendidos personajes se vieron elevados rápido, pero suavemente.

__¡  Estamos volando!__dijo Norita__ y todos rieron de alegría disfrutando de la sensación más placentera que habían conocido en su vida.

__ Se parece a flotar en el agua__ dijo Alec__ no hay que hacer ningún esfuerzo…

___Veo que no tienen miedo,___comentó el cóndor, y les hizo sobrevolar valles y montañas, pasaron muy cerca de los campanarios de las iglesias, y vieron desde la altura como pintadas y pequeñas, las blancas casas coloniales de la hermosa ciudad de Salta.

Los niños y la tía estaban embelesados!!!

__Vamos a bajar__ anunció de repente el cóndor__ les mostraré un lugar, donde abundan los cardones más altos.

__Desde aquí, parecen los plantados de los nenes de jardín de infantes…tan derechos y quietos__comentó la tía Beauty, que era maestra jardinera.

__ Derechos y quietos,__contestó el cóndor__ así están para siempre__ e indicándole a Charly bajar la pluma, los hizo descender hasta un cerro y continuó:

___Hace muchísimo tiempo, en épocas de la conquista, para detener al invasor español que martirizaba su pueblo, los indios decidieron esperarlos y atacarlos por sorpresa.

Enviaron a sus chasquis para organizar la guerra contra el invasor, pero estos fueron capturados y muertos por el enemigo.

Los valientes guerreros, ya habían tomado posiciones para la defensa, esperando la orden de ataque, que nunca llegaría…

Y vieron pasar sin moverse, a las tropas españolas,…quietos en sus puestos… hasta que, …convertidos en plamtas, vigilan hasta hoy, los valles y los cerrros, velando por la felicidad de sus habitantes…

__¡¡Qué valientes!__ dijo Charly, haciendo voz, la emoción de todos.

__ Sí, eran bravos guerreros,… pero ya amanece; es hora de regresar__ contestó el cóndor__ ¡ levanta la pluma bien alto!

Al instante, se sintieron nuevamente transportados por el aire, y despertaron a la mañana siguiente, sin recordar como habían vuelto a casa.

 

TERCERA  PARTE    “ ALEC”

La  segunda pluma”

 

Después del desayuno, durante el cual los niños y la tía Beauty intercambiaban miradas cómplices, continuó el viaje hacia la ciudad de Jujuy, pasando por pueblitos de ensueño a los que, a riesgo de alargar el viaje, recorrían entusiasmados.

Conocieron Termas de reyes, Purmamarca, la quebrada y la ciudad de Humahuaca, el pucará de Tilcara y mucho más…

Pero aún maravillándose con todo lo que estaban viendo, los niños sabían que la gran aventura continuaría esa noche.

Y así fue… aquella noche, el cóndor fue a buscarlos temprano; apenas se habían dormido los mayores, se escuchó el golpeteo de su pico en la ventana.

Esta vez, fue Norita quien se despertó primero y muy emocionada fue a llamar a los demás.

__Ya es la hora__ dijo despertando a cada uno__ el cóndor nos espera!!!

__¿ Trajeron las plumas?__ preguntó el cóndor después de saludarlos.

___Sí, respondió Alec; ¿ puedo usar la mía?

___Hecho__dijo el cóndor, pero antes deben contarme qué cosas les han gustado o impresionado más de su viaje, para que yo decida a donde llevarlos esta noche.

___A mí me impresionó el guanaco que me escupió en Termas de REYES…recordó Alec algo mortificado.

La tía Beauty creyó percibir una mirada especial, un guiño en los ojitos agudos del cóndor, como si se estuviera riendo.

___y a mí me gustó un cerro que parecía pintado___ dijo la pequeña Nora.

___¡ Ajá! …es el cerro de los siete colores…hay magia en él… y allí voy a llevarlos…

Y cuando el colorado Alec levantó su pluma, se vieron elevados nuevamente por el aire, tomados de la mano y guiados por el cóndor.

__ ¡ Parecemos Peter Pan y  Wendy__dijo Norita recordando el cuento.

__ Llegamos a Purmamarca___indicó el cóndor__ ¿ ven como este pueblo está como suspendido en los cerros?

___ Purmamarca…¿ qué quiere decir ese nombre, cóndor?___ preguntó Alec, sosteniendo fuertemente la pluma, porque el viento que se colaba por los desfiladeros los hacía subir y bajar al capricho de las corrientes.

__ Purmamarca, en lengua Aimará significa “ pueblo de la tierra virgen”

__¿ Cómo pueden juntarse tantos colores en una montaña?___se preguntó Charly ,en voz alta.

___Yo te lo voy a contar__dijo el cóndor__pero mejor bajemos a esa gruta que está enfrente nuestro, donde ustedes encontrarán reparo y al mismo tiempo podrán ver trabajar a los duendes.

___¿ cuáles duendes?__gritaron los niños al unísono, mientras la tía Beauty fruncía el ceño, pues ya le parecía todo demasiado fantástico, y volvió a pensar que tal vez, eso, era solo un sueño colectivo, una ilusión.

Pero descendieron a la gruta y se sentaron al resguardo de sus rojizas paredes, y el cóndor comenzó el relato:

__Cuenta la leyenda, que la Pachamama…

__ ¡ la madre tierra!__interrumpió Charly, contento de demostrar lo que había aprendido en la escuela.

__exactamente,__ dijo el cóndor, complacido con el saber de su joven amigo…__pues, resulta que la Pachamama se reunió con los pequeños duendes de luz, y les pidió encarecidamente que embellecieran los cerros, como regalo para los hombres , sus hijos que vivían allá en la superficie.

Le encomendó también a Mamá Quilla, la luna, que iluminara a estos duendecitos cuando trabajaran por las noches, y a Inti,

El sol, para que iluminara con sus rayos el trabajo que ellos hicieran.

Los duendes del color, con sus pinceles de lana de llamas y vicuñas sagradas, tiñen de colores los cerros,…salpicando el cielo, pintan las estrellas, y lavando sus pinceles en el río, dan el color tierra de sus aguas, pintan de verde los valles, de blanco las casas de la quebrada, y guardan el color dorado y el naranja, para Inti.

__¿No podemos verlos?__ preguntó Norita

___ no lo creo,…aunque,… síganme por acá___ dijo el cóndor, conduciéndolos hacia el interior de la montaña, donde había una vertientente de aguas claras, que iluminada por el sol, que ya comenzaba a salir, formaba un arco- iris de brillantes colores.

Y allí, cargando sus baldecitos con los colores del arco-iris, pudieron ver a los pequeños duendes jugando y salpicando

las rocas con sus pinceles de llamas y vicuñas.

 

 

CUARTA  PARTE  “ NORA”

La  tercera  pluma”

 

El viaje continúa; cena en Cafayate, donde los niños tocaron la guitarra y cantaron.

__ ¡ Los changuitos de Bs. Aires también saben cantar la zamba!___ dijo compacido un paisano que les había prestado la guitarra.

Luego durmieron en un hotel de arquitectura colonial, con rejas, pisos de ladrillo, patio interior con plantas, donde parecía que el tiempo se hubiera detenido.

Esa noche, no apareció el cóndor, y los niños creyeron que ya no lo verían más…

___ Nos faltan dos plumas___ les dijo en secreto la tía Beauty, y al instante volvió la sonrisa a sus caritas, mientras viajaban ahora hacia Catamarca, donde tuvieron que parar una vez más, en casa de familia.

Cuando esa noche sí, los visitó nuevamente el cóndor, el perro de la casa no paraba de ladrar, y la tía Beauty temía que despertara a todos los demás y se frustrara el viaje de esa noche, por lo que abriendo su cama, lo metió dentro y lo arropó.

Tan cómodo estaba el animalito, que se quedó quietito y decidido a dormir, sin importarle vigilancias, niños o cóndores nocturnos.

Salieron entonces por la puerta trasera de la casa, muy abrigados por indicación del cóndor.

___¡ Hoy me toca usar mi pluma!__ dijo Norita temblando de emoción…

___Pero la tendrás que sostener muy firmemente porque hoy, si se animan, vamos a viajar con el viento__ replicó el cóndor.

___Yo estaré con ella, por si necesita ayuda___dijo la tía beauty, dándole la mano a la pequeña, que al levantar la blanca pluma los lanzó a todos por el aire,arrastrados por una ráfaga muy fuerte.

___¡ Sosténganse muy bien y no se suelten!___pidió el cóndor___volaremos con el viento Zonda.

___¡a la ronda, ronda,… soplará el zonda….___canturreó Norita recordando las canciones de la escuela.

___¡ Qué aire tan caliente___dijo Charly___casi me quema!!!

___A mí también___respondió Alec___ya se me pusieron coloradas las orejas!

___Parece el secador de pelo de Mami,…¡pero me hace toser!___pensó Norita en voz alta…

___Es que el Zonda es un viento malo___les previno el cóndor, que volaba muy cerca de ellos, como protegiéndolos de algún peligro.

___¿ Por qué?___preguntaron al unísono Alec y Charly, pero el cóndor no pudo contestarles, tal vez, preocupado porque Norita no podía parar de toser por la picazón que le provocaba en la garganta el aire caliente y seco, con ráfagas tan fuertes, llenas de polvillo de las pircas y caminos, y arenillas arrastradas de los desfiladeros de las montañas.

En ese momento…en un acceso de tos, el viento pudo más, y arrebató la pluma que concienzudamente sostenía Norita con sus dos manos.

___¡ Nos caemos!___gritó la tía Beauty aterrada al sentir que el viento los arrastraba hacia abajo, a una velocidad increíble…

___¡ No se separen,!... yo la recuperaré!!!___dijo el cóndor lanzándose en picada hacia abajo, y con la velocidad de la luz, alcanzó la blanca pluma con su pico y la devolvió a la niña, que venía con sus hermanos y su tía, como juguetes del viento que parecía querer ensañarse con ellos.

___ ¡ Es momento de detenernos__ dijo el cóndor___ hay un rancho abandonado en la cima de aquella montaña.__ y los condujo allí.

___¡Ya podemos respirar!___dijo la tía Beauty, recuperándose del susto.

___Fué mi culpa, por soltar la pluma__ se lamentó Norita, con lágrimas en los ojos.

___ De ninguna manera,___corrigió el cóndor, fue Gilanco.

___¿ Gilanco?__ preguntaron los niños__¿quién es Gilanco?

___El alma del cacique condenado a vagar en forma de viento…

Los niños se sentaron cómodamente en el suelo, pues comprendían que el cóndor les contaría otra historia emocionante.

___Gilanco___relató el cóndor___era un indio altivo y dominante, caudíllo de su tribu y temido por su gran valor.

Como era el mejor cazador de todos, era soberbio y vanidoso y mataba despiadadamente aves, guanacos, y toda clase de animales. Varias veces advertido por Llantay y Pachamama sobre su conducta…

___Se quedarían sin animales para alimentarse y sin cueros para vestirse, ___apuntó pensativo Charly.

___Cierto, muy inteligente__asintió el cóndor __ y continuó:

___Un día, La Pachamama, cansada, le anunció su castigo: enviaría un viento tan cálido y seco, que arruinaría y dejaría yermas las tierras del Calchaquí, antes fértiles y fecundas.

Es el Zonda, este viento al que temen los nativos y se santiguan, creyendo que es el alma del cacique condenado a vagar en forma de viento…

___ ¡Uy!__ dijo Alec__ ¡ el le sacó la pluma a Norita!..

___Ya paró el viento___anunció la tía Beauty.

___ Y es hora de volver___ decretó el cóndor confirmándolo.

Y nuevamente sin saber cómo, se encontraron durmiendo en sus camas.

 

 

QUINTA  PARTE     “ LA TÍA  BEAUTY”

“ La  cuarta  pluma”

 

Camino de Catamarca a Córdoba, y luego ya de vuelta a Bs.Aires.

Los niños viajaban muy silenciosos, sumidos en sus propios pensamientos;  habían vivido increíbles aventuras, que no podían compartir con los adultos… …. Pero sabían que el cóndor volvería a aparecer esa noche, porque faltaba usar una pluma, ¡ la cuarta pluma,! que guardaba celosamente la tía Beauty.

___ ¿ Qué pasa que están tan callados?...¿ no estarán leyendo cómics otra vez?__-preguntó el papá, echando una mirada por el espejo retrovisor.

___Deben estar cansados, pobrecitos___dijo la tía Tita__el viaje fue hermoso pero largo…

___¿ Se dan cuenta que recorrimos casi 5.000 km.en diez días?___les recordó  Edith, la mamá.

Pero los niños y la tía beauty sólo esperaban que llegara la noche, que pasarían en casa de sus primas de Córdoba; estaban ansiosos de saber que pasaría con la cuarta pluma, pero también un poco tristes, pues todos comprendían que sería la última vez que verían al cóndor, y tendrían que despedirse de él.

Y llegó la noche…pesada y oscura,…iluminada por relámpagos que anunciaban una próxima tormenta…

Los niños y la tía Beauty no dormían; inquietos en sus camas escuchaban el ruido de los truenos y se preguntaban si su amigo emplumado acudiría hoy a la cita.

A eso de la una de la madrugada, percibieron el característico picoteo en los vidrios de la ventana del comedor.

El primero en correr, fue Charly, seguido por todos los demás.

___Tenía miedo que no vinieras, con esta tormenta___ dijo Alec…

___Vine a despedirme__ contestó el cóndor.

___¡ Qué pena que tengamos que hacerlo!___dijo triste Norita__¿ ya no te veremos más?

___No,…ya no, pequeña; pero siempre tendremos en el corazón, lo que hemos vivido juntos…

___Pero aún nos queda una pluma, la tiene la tía Beauty…¿ no la vamos a usar?__protestó Charly, que deseaba una aventura más…

___No, por ahora; esa pluma la conservará tu tía, y algún día con ella,…con esa pluma llena de amor, les escribirá una historia con todo lo que hemos vivido…tal vez, para entonces, ustedes  sean adultos y ya no crean en las cosas imposibles,…pero sé que seguirán amando a la naturaleza, a los animales, y a la tierra.

___¡ Te vamos a extrañar mucho!___dijo Norita refugiándose en el suave plumón del pecho del cóndor…

___Yo también…a todos!!!___y abarcándo a los cuatro en un gran abrazo de sus enormes alas negras, continuó, dirigiéndose a los niños___ahora, vuelvan a sus camas, y por el poder de Mamá Quilla, la luna, olviden haberme conocido… hasta el día en que lean el relato que con la cuarta pluma escribirá la tía Beauty para ustedes, …y en él, volveremos a encontrarnos!!!  Ahora…¡ adiós!

Y batiendo sus enormes alas desapareció en el cielo, en medio de los relámpagos.

 

 


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS